h1

Rios desiertos

agosto 22, 2009

Desde un lejano cielo la aguardaban las lluvias,
aquellas que golpeaban duramente su dulce piel labrada por el duelo de una vieja estación,
sus ojos que nacían desde el llanto
o su pálida boca perdida para siempre, como en una plegaria que inconmovibles dioses acallaran.

Olga Orozco

Al principio, mis mejillas se transforman en cauces,

y tras cada palabra, tras cada verso, tras cada mirada,

la soledad inicia la metamorfosis en mi rostro

y me visita la nostalgia del tiempo soñado,

tiempo q nunca llegó a consumarse, pero q existió

en la irrealidad de mi ilusión

Hasta los cauces estan secos,

faltos de vida,

faltos de pasión

faltos de razón,

hasta q la soledad, la maldita soledad convida a la tristeza

y emanan lluvias desde el cielo de mis ojos

y tiñen de aguaceros los besos utópicos

y al final, los rios ahogan el corazón

y la sequía de esperanzas se adueña de la razón.

Anuncios

3 comentarios

  1. wow, que poema tan bello, quizas porque ahora me identifico un poco con tus letras, muy buenas imagenes, felicidades.


  2. tiempo q nunca llegó a consumarse, pero q existió…

    Que difícil cuando nuestra felicidad fue solo una ilusión óptica formada por esas batallas entre el Yo y el SER.

    Feliz de leerla amiga. Que este sea solo el inicio,

    Besos


  3. tiempo q nunca llegó a consumarse, pero q existió

    en la irrealidad de mi ilusión

    Divinooooo

    un abrazote



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: